Espiritualidad

Aprendes a meditar cuando aprendes a respirar así …

 

Muchas personas se espantan al creer erróneamente que meditar se trata de “dejar de pensar” ¡déjame decirte que ese es uno de los mitos más comunes! Meditar NO es dejar de pensar, ya que es imposible que tu mente deje de pensar, está hecha para eso y no puedes cambiar su naturaleza. 

En este sentido la meditación está más vinculada con prestar atención a todo lo que surja, simplemente haciéndote consciente y observando cualquier emoción, pensamiento o sensación que se presente. 

Muy bien, ahora que sabes la gran herramienta que tienes para concentrarte y enfocar tu atención, me refiero a la respiración, es muy importante que conozcas cómo respirar de forma consciente, ya que esto te permitirá oxigenar todas las células del cuerpo y el cerebro para que funcionen óptimamente. 

Existen diferentes técnicas de respiración, pero para comenzar es muy importante que domines la respiración diafragmática, pues esta te abrirá las puertas de nuevos ejercicios, además de que te permitirá relajar el sistema nervioso central. 

 

Para realizar la respiración diafragmática correctamente, inhala por la nariz mientras llevas el aire hasta el fondo de tu estómago y posteriormente llenas tu pecho; al exhalar, también por la nariz, vacía el aire del pecho y por último del estómago y repite este proceso una y otra vez. 

Si quieres practicar tu respiración durante la meditación, realiza respiraciones diafragmáticas que tengan la misma duración tanto en la inhalación como en la exhalación. Inténtalo con tiempos de 4, 5 o 6 segundos y observa cómo te sientes.

Autor

admin@tejetuhistoria.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *